17 y 18 de julio 2022

Empiezan las vacaciones, y con ellas un esperemos bonito roadtrip. Primer post de esta nueva etapa que ayer nos llevaba como testigos festivos del amor que Marta y Víctor nos regalaron a todos haciéndonos participar de su boda. Hoy resaca por la imposibilidad contrastada de evitar tomar siempre la última copa. Después la reúltima, y así llegamos al sueño por la vía del KO.

Boda Marta y Victor
Boda Marta y Victor

Ibuprofeno mediante, y un desayuno de café bien cargado nos empujan hacia Francia que nos da la bienvenida. Kilómetros al norte se nos encienden las ganas de pasar por Leucate a comer una ración de ostras a buen precio. Le Mas Bleu es el elegido como casi siempre, y allí un regusto a vacaciones empieza a aparecer mientras razonamos que, aunque los meses de tanto calor no son los mejores para degustar marisco, nunca está de más hacer parada en Port-Leucate.

Buscamos playa, e intentando huir del gentío que hoy no estamos para compartirnos con nadie, llegamos a Portiragnes Plage. A un área de autocaravanas al lado del mar, concurrida, pero sin llegar a la locura. Allí la sal del mar ayuda a recuperarse. Baño para refrescarse y la noche la pasamos con menos calor del esperado. Buena opción este sitio si te gusta la playa.

A las nueve de la mañana, ya desayunados de croissant y café, extendemos nuestras toallas sobre la arena. El sol y el calor empiezan a despertar, y remojón tras remojón pasamos el rato hasta que empieza a llegar más gente a tumbarse sobre la arena, a la par que incrementan nuestras ganas de seguir la ruta.

Ducha de rigor y carretera hacia el norte. Muchos kilómetros y una parada en el viaducto de Millau, uno de los puentes de carretera más altos del mundo y que atraviesa el valle del Tarn. En su creación participó Norman Foster y se dice que los vientos en su interior pueden llegar a 200 kilómetros por hora. Un área de descanso y un centro de interpretación nos sirven para estirar piernas y hacer unas bonitas fotografías.

Seguimos devorando asfalto con alguna parada para repostar. Ya un poco cansados decidimos buscar área por el camino y encontramos una en Montceau les mines, un pequeño pueblecito junto al rio.

Cansados de una dura jornada de carretera salimos a dar un paseo por el pueblo, antes de escribir un poco, diseñar ruta de mañana y esperar que los 38 grados alcanzados durante el día sean una anécdota y podamos conciliar el sueño lo más rápidamente posible.


Ruta

760 km: Llofriu – Leucate – Portiragnes Plage – Viaduct du Millau – Montceau les mines

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.