Si te gustan las ostras es el sitio que no te puedes perder. Si te apasionan, quédate a vivir cerquita… Al lado del Mont Sant Michel en la costa de Bretaña se esconde Cancale, un pueblecito pescador con encanto, donde al final del puerto se ubican cada día unas cuantas paradas de los productores ostrícolas de la zona, que ofrecen a precio muy reducido las diferentes ostras que acaban de recoger.

Las puedes pedir para llevar, o simplemente que te las abran i consumir-las allí mismo. Junto al mar, tirando las conchas a la playa dónde el océano recuperará aquello que ha dado. En alguna de las tiendas cercanas, ofrecen botellas de vino con los que maridar el plato que espera ser devorado.

Hay muchos sitios dónde comer estos crustáceos, pero creemos que ninguno supera la relación calidad-precio que ofrece Cancale. Es el pequeño parque de atracciones para aquellos locos de la ostra como nosotros.

Para autocaravanistas, no hay una opción que no acabe de gustar, dado que el área del lugar no nos gusta en exceso. Nuestra opción favorita es pernoctar en alguna de las áreas cercanas con encanto y hacer una visita de medio día al pueblo. Solemos aparcar a las afueras junto a algún supermercado, y des de allí desplazarnos caminando hasta el centro.

Si te desplazas hasta esta preciosa región del norte de Francia, no te pierdas uno de nuestros Bon Vivant favoritos al que nunca podemos resistirnos cuando en nuestros planes viajeros futuros asoma una visita a Bretaña.


1 Rue des Parcs, 35260 Cancale, Francia // Web


Dónde hemos dormido:

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.